Han pasado los 6 meses de ‪‎lactancia‬ y tu ‪‎pediatra‬ te dice que es hora de iniciar la ‪alimentación complementaria (puede que incluso te haya animado a iniciarla antes en contra de la recomendación de la OMS).

La edad de iniciación a la alimentación complementaria no es un valor exacto, no todos los niños cumplen los requisitos en el mismo momento, pero es en torno a los 6 meses cuando tu bebé estará preparado para iniciarse.

Los requisitos son:

  • Mantenerse erguido cuando está sentado sin ayuda (cojines… mamá o papá… esto indica el punto de maduración de su sistema digestivo necesario para empezar)
  • Mostrar interés por la comida (Interés, y desinterés… en este momento saben acercarse cuando quieren comer, y alejarse cuando ya no quieren)
  • Que su reflejo de extrusión haya desaparecido (de esto te darás cuenta fácilmente, si saca la lengua cuando la comida entra en su boca, deberías esperar un poco más)

Cuando tu bebé ha superado estos tres hitos es hora de empezar ¿Pero por dónde?

Hay mil y una teorías que te dirán que estos alimentos sí, que otros no, pero lo cierto es que cada vez son más los profesionales y colectivos que coinciden en que el orden de los alimentos no es importante. Hasta que tu bebé cumpla un año, la lactancia debe ser su principal fuente de alimentación (materna o artificial), así que lo ideal, es ir ofreciéndole los alimentos que la familia suele tomar en la medida en que son aptos para él y está preparado para tomarlos. Esto no quiere decir que pueda tomar cualquier cosa… hay algunos alimentos potencialmente peligrosos que deben evitarse: frutos secos enteros, frutas o verduras muy duras sin cocinar o rallar (zanahoria y manzana por ejemplo), verduras de hoja verde (espinacas, acelgas… aquí la recomendación es en realidad limitar su consumo por el alto contenido en nitratos), bebidas de arroz, leche de soja, miel, marisco o pescados grandes, carne o huevo poco cocinados… Por supuesto, no ofrecerle nada que sea perjudicial para nosotros aunque nosotros sí lo tomemos: azúcares, sal, grasas saturadas, etc. La idea de la alimentación complementaria no es que el niño “engorde”, para eso ya está la lactancia, es que se familiarice con la dieta de la familia que es la que seguirá durante gran parte de su vida.

Llegados este punto y cuando ya sabemos el qué, toca decidir el cómo: Triturado, en trozos, o una mezcla de ambas. Todos sabemos cómo dar purés 😀 y si estás aquí, supongo que como nosotros, eres partidiario de que sea el bebé el que marque el ritmo, así que vamos a contar cómo iniciar la alimentación complementaria a demanda.

Cómo iniciarse en la alimentación complementaria a demanda, baby-led weaning

Si tu bebé está preparado para iniciar la alimentación complementaria, puede perfectamente gestionar trozos de comida del tamaño de su puño por ejemplo. Para empezar con la alimentación complementaria a demanda, en inglés, baby-led weaning, la mejor opción es ofrecerle la comida en “barritas” que pueda coger fácilmente y succionar o masticar con sus encías.

Durante todo el periodo de lactancia exclusiva tu bebé ha dirigido su alimentación, si no quería más biberón, no tomaba, y por supuesto si no quería más pecho de su madre, soltaba y listo. Durante muchos años (demasiados…) se ha mantenido la teoría de que al niño había que empapuzarle para que creciese fuerte y sano… se mezclaban toda clase de alimentos, algunos que nosotros nunca comeríamos juntos… y a la batidora… el resultado era una masa, más o menos aceptable depende del día, con la que el bebé aprendía que ahora ya no dependía de sí mismo si no de una cuchara “voladora” que a veces venía muy rápido y otras le tenía esperando con la boca abierta ¿Por qué no dejar que nos guíen ellos?

El baby-led weaning se ha practicado siempre, solo que antes no le poníamos nombre… ahora son cada vez más las familias y profesionales que defienden este método de alimentación respetuoso con los tiempo del bebé y que hará que no desarrolle aversiones ni por texturas ni por sabores porque nadie le va a obligar a comer algo que no le apetezca ¡No hay más que ventajas!

Si tienes alguna duda sobre cómo iniciarte en la alimentación complementaria a demanda y el baby-led weaning escríbenos, nos encantará compartir experiencias contigo 🙂

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de darte una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>