Muchos nos preguntáis sobre cómo introducir el huevo, cuándo es el mejor momento, cómo hay que hacerlo, así que me he decidido a escribir este post para aclarar vuestras dudas 🙂

Ya comentamos en otra ocasión la pauta de introducción de los alimentos que como norma general debe seguirse, la regla de los tres días, podéis leer el post aquí ¿Por qué el huevo es diferente?

En primer lugar, porque las reacciones alérgicas al huevo son, en ocasiones, más graves que a otros alimentos, y en segundo lugar, porque el huevo puede ocasionar alergia en su totalidad, la clara y la yema por separado, o incluso, dependiendo de la temperatura de cocción. Es por eso que conviene hacer una introducción pautada y paso a paso.

Sobre cuándo introducir el huevo en la dieta del bebé… La recomendación de la AEPED es esperar a que el bebé tenga 10 meses. Por su parte, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica – SEICAP, aclara que retrasar la introducción de alimentos no va a cambiar que el bebé sea o no alérgico. Podéis leer el artículo aquí.

Hay una excepción, y es en el caso de que en la familia existan antecedentes de alergia al huevo. En ese caso se recomienda esperar al año de edad, no porque vaya a provocarle alergia el comerlo con 6 meses, sino para que sea un poquito más mayor en caso de necesidad de intervención médica.

introducción del huevo en la alimentación del bebé

Cómo introducir el huevo en la alimentación complementaria

Una vez hayáis decidido el momento de empezar os recomiendo tranqulidad, porque es un poco pesado de introducir. Y lo más importante NO le deis nada nuevo mientras estáis con la introducción del huevo, los días no tienen porque ser consecutivos, pero siempre respetando el no introducir nada más. Esto es muy importante para detectar posibles alergias y no confundirnos en ningún momento.

Para la introducción de la yema, la clara y el huevo entero, hay que hervir el huevo durante al menos 20 minutos (el tiempo empieza a contar desde que el agua está hirviendo). La yema queda bastante espesa y seca, así que podéis mezclarla con otro alimento que tenga introducido. Nosotros hicimos una especie de paté con un poco de aguacate y le gustó mucho. Empezamos…

Día 1
1/4 de yema

Día 2
1/2 yema

Día 3
3/4 de yema

Día 4
Yema completa

Día 5
1/4 de clara

Día 6
1/2 clara

Día 7
3/4 de clara

Día 8
Clara completa

Día 9
Huevo completo

Día 10
Tortilla francesa muy cuajada

Si todo ha ido bien, podéis dar el huevo por introducido y añadirlo en las recetas que le preparéis como hamburguesas, bizcochos, tortillas… pero siempre bien cocinado.

Hay otras maneras de introducir el huevo… pediatras como Carlos González hablan de introducirlo en tortilla directamente, por ejemplo. En nuestro caso, consideramos hacerlo así porque si la tortilla le da alergia, tendrás que volver a introducirle por separado la clara y la yema para saber qué pasó y volver a exponerle a la reacción alérgica.

Por otro lado, hay protocolos de introducción más estrictos que tratan el huevo completo y la tortilla como alimentos diferentes también y lo introducen durante tres días seguidos.

Suele dar un poco de miedo y pereza introducirlo, pero os animo a poneros manos a la obra ya que luego da muuucho juego en la cocina 🙂

Protocolo validado con la SEICAP.