Por las fechas en las que estamos nos están llegando un montón de consultas sobre cómo compatibilizar la vuelta al trabajo con el método del baby-led weaning o incluso con la lactancia, así que vamos a intentar despejar algunas dudas con este post…

En un país como el nuestro, en el que la madre tiene derecho a 112 días de baja maternal (los famosos “casi” 4 meses) y el padre tiene derecho a los irrisorios 15 días de baja paternal (actualización: ¡Han subido la baja paternal a un mes a partir del 01 de enero de 2017), es habitual intentar planificar la concepción del bebé y hacer malabares de todo tipo para que al menos las bajas se puedan juntar con las vacaciones y alargar un poco la estancia en casa con nuestro hijo, así que septiembre-octubre es el momento en el que muchas familias tendrán que dejar al bebé en la guardería o con su nuevo cuidador.

Vamos a intentar dar respuesta en esta entrada a las dudas que nos están llegando a nuestro buzón en estos días para que os sirvan de ayuda a la hora de afrontar la vuelta al trabajo, si tienes alguna duda más, comenta el post y la añadiremos.

Me incorporo y mi bebé tiene solo cuatro meses
¿Le doy purés hasta que cumpla los 6 meses y empecemos con BLW?

NO. Esto es algo que genera mucha confusión y que es una duda recurrente de muchas familias, que han entendido que lo de no alimentar a los bebés con nada que no sea leche hasta que cumpla los 6 meses (y además se mantenga sentado sin ayuda, muestre interés por la comida y haya eliminado el reflejo de extrusión), es un requisito especial para iniciar la alimentación complementaria con baby-led weaning, pero no, es el requisito para iniciarse en cualquier tipo de alimentación. No pueden consumir nada (tampoco agua, no) hasta que hayan cumplido esas condiciones, y entonces, empezar poco a poco a introducirles alimentos en su dieta. (Aquí encontraréis más información sobre la introducción de alimentos).

Mi madre (tía, hermano… cuidador secundario) tiene mucho miedo a darle trozos de comida. Esto del BLW no le convence y no sé qué hacer

Este es un tema delicado… por un lado, es vuestro hijo, y solo vosotros decidís cómo queréis que sea la relación de vuestro bebé con la comida, pero por otro lado, casi siempre que dejamos a nuestros hijos con un familiar, este se está haciendo cargo de ellos de manera completamente altruista, y lo mínimo, es respetar sus sentimientos hacia una situación que bien por desconocimiento, bien por tradición, no les gusta. ¿Qué podéis hacer? Mi consejo es que en primer lugar, intentéis convencerles, claro… ¿Cómo? Ayudándoles a que se informen. Nuestro post ¿qué es el baby-led weaning? y las preguntas frecuentes sobre blw son dos buenos puntos de partida. También os suelo enlazar esta charla de Carlos González que es bastante entretenida para los más neófitos.

¿Y si aún así no quieren? Pues solo tenéis dos opciones: Respetar su decisión o buscar una guardería que sí esté por la labor (os adelanto que hay pocas) o a otro cuidador… Hay muchas familias que practican el llamado BLW mixto, que consiste en alimentar al bebé con trozos y también con purés. Como dice Carlos González en esta charla, “si has decidido darle purés, pues bueno, tampoco se acaba el mundo, pero ¡déjale que coja la cuchara!” 😀
Las precucharas os pueden ayudar mucho en la tarea de alimentar a vuestro bebé siguiendo los dos métodos.

Vuelvo al trabajo y no he conseguido que utilice el biberón para nada… solo quiere teta

Esta situación es muy frustrante, pero claro, llevamos varios meses dándole teta, que no solo es un líquido delicioso, a la temperatura perfecta sino que además viene en el mejor envase posible, y ahora, queremos que beban de un bote que huele y sabe a plástico, o peor aún, no solo que beba de ahí sino que además tome leche de fórmula que debe tener un sabor entre a nada y mal… Pues es normal, y no hay fórmulas mágicas.

Por un lado, si tienes pensado mantener tu lactancia cuando te incorpores al trabajo, prepara un banco de leche casi desde que nazca para tener suficiente leche y si ya sabes que tendrás que dejarle tomando biberón con 4 meses, intenta darle algunos biberones durante el tiempo que estéis juntos esos meses para intentar acostumbrarle (y aún así, prepárate para que no quiera…). Lo mismo si vas a hacer lactancia mixta cuando te incorpores, dale biberones de fórmula de vez en cuando para que vaya cogiendo el gusto.

Si cuando te incorpores ya tiene más de 6 meses, puedes intentar darle la leche en vasos y tazas de aprendizaje que tienen una succión muy diferente y no se sentirán como si les estuvieses tomando el pelo con una tetita de goma 😀

Una solución de emergencia que también funciona cuando todo falla es que su cuidador le de la leche con una cucharita (y mucha paciencia).

Apenas come, y ahora que ya no voy a poder darle leche a demanda, me preocupa mucho que baje de peso

No perdáis de vista que el alimento principal es la leche hasta el año de edad, así que, aunque tú no estés, el bebé tiene que seguir tomando leche a demanda. Es decir, que si aún no come mucho, no hay de qué preocuparse, porque tiene que seguir tomando muuuucha leche para recibir los nutrientes que necesita.

Y lo más importante…

Ánimo… separarte de tu bebé después de estos meses en los que ha sido tu noche y tu día es muy difícil, duele, genera mucha culpa… es normal que sientas todas estas cosas y muchas más, permite que esos sentimientos entren, pero permite también que salgan. Y nunca lo olvides…
¡Lo estás haciendo genial!

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de darte una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>