consejos

Baby-led weaning a partir de los 12 meses

Leer más

Han pasado aproximadamente 6 meses desde que empezasteis en esta aventura del baby-led weaning y por fin habéis dejado atrás esos miedos y preocupaciones… quizá a veces no ha sido tan fácil como esperabais, habéis tenido días con ganas de dejarlo, pero aquí estamos, disfrutando cada día de la aventura de ver comer a nuestros pequeños de la manera más natural y respetuosa. Y ahora que ha cumplido el año… ¿Cómo seguimos?

baby led weaning a partir del año

La lactancia materna o artificial ha sido su principal alimento durante el primer año

Y ahora que ya tiene doce meses, seguirá siendo uno de los alimentos más importantes de su dieta. Se recomienda que aproximadamente tienen que consumir medio litro de leche al día. Si sigues con lactancia materna, puedes estar tranquila si hace unas 3 o 4 tomas al día. Además, ya pueden tomar leche de vaca, así que también puedes introducirles la leche, el queso, los yogures naturales…

Hay bebés que se habrán vuelto grandes comedores en estos 6 meses y otros que seguirán siendo pequeños gourmets que prueban bocaditos de aquí o allí, y si sigues con lactancia materna, seguramente hayas estado tranquila hasta ahora, pero te preocupe cómo hacer para que coma más… Como sabrás, tu leche no deja de ser una alimento fabuloso a los 12 meses ni muchísimo menos, de hecho, es bastante más calórica que la leche de vaca, pero sí que es el momento, muy poco a poco, de dejar de ofrecerle la leche antes de comer, y ofrecérsela después (igual con el biberón). Importante hacerlo sin dramas… es decir… si estamos a punto de comer, pero tu hijo te está pidiendo teta, no se la niegues, no se trata de eso… se trata de hacer una transición tranquila, que siga tomando la leche que quiera, pero empezando a priorizar el resto de alimentos.

Sí. Ahora come menos que antes…

Una consulta recurrente es sobre cómo, con 11-12 meses aproximadamente, parece que los niños pierden el apetito y además empiezan a rechazar ciertos alimentos que antes comían sin problema. Y sí… empiezan a ser más conscientes de lo que les gusta y lo que no, lo que les apetece más o menos, y en consecuencia, algunos, empiezan a comer menos. Es por eso que durante los primeros 6 meses pasamos por la fase de aprendizaje en la que les introduciremos tantos alimentos como sea posible (los que vayan a formar parte de su dieta habitual, tampoco hay que volverse loco con que lo pruebe todo), porque hasta ese momento están mucho más receptivos a los nuevos sabores. Algunos sufren lo que parece un pequeño retroceso y empezamos a dudar si todo el esfuerzo hasta aquí mereció la pena. El BLW es la mejor manera de protegerles contra la obesidad cuando crezcan porque fomenta una relación sana con la comida, así que sí, claro que merece la pena…

Y si no come tanto como me gustaría… ¿Qué pasa con el hierro?

El hierro es algo que preocupa muchísimo a todas las familias casi desde que empiezan la alimentación complementaria… siempre recomiendo, como podéis leer en el post sobre cuáles son los mejores alimentos para empezar con blw, que si es vuestro caso, lo mejor es introducirle cuanto antes alimentos ricos en hierro y combinarlos siempre con otros que tengan vitamina C (tomando naranja de postre, por ejemplo), porque así se absorbe mejor.
Como en los mayores, las anemias ferropénicas en los niños se manifiestan con cansancio, apatía, reducción del apetito… así que si has llegado a los 12 meses y crees que padece estos síntomas o simplemente te preocupa mucho este tema, lo mejor es que consultes con tu pediatra.

A partir de ahora, ya “casi” comerá de todo

En estos 6 meses hemos ido aproximando poco a poco con la introducción paulatina de alimentos la dieta de nuestro bebé a la nuestra, a partir de los 12 meses, y como nosotros también hemos aprendido a alimentarnos mejor en este tiempo, la dieta de toda la familia será igual o muy parecida, no obstante, hay que seguir evitando el consumo de ciertos alimentos:

  • El exceso de sal… seguramente nuestra cocina se ha vuelto más “sosa” en estos meses. Aprovechadlo… es salud para todos.
  • Chuches, bollos, galletas… ¿Puede comerlos? Sí, pero si has llegado hasta aquí, seguramente es porque quieres que tu hijo se alimente de manera sana, así que cuanto más retrasemos y evitemos estos alimentos, mejor para ellos. Como con todo… sin radicalizarse (salvo que queráis hacerlo vaya…) confieso que a mi hija le doy una galleta de vez en cuando o un trocito de chocolate negro y las dos disfrutamos.
  • Pescados grandes. Como dice mi pediatra que me parece que lo explica genial, nada de “grandes depredadores”. Atún, pez espada, tiburón… son peces que viven muchos años y acumulan muchos metales pesados que no son precisamente saludables… así que lo mejor es comer pescados pequeños.
  • Nada de carne, pescado o huevos poco cocinados.
  • Y ojo con los alimentos que pueden producir atragantamiento: frutos secos enteros (triturados sin problema), salchichas tipo frankfurt (siempre cortadas en tiras, nada de en rodajitas ni en perrito caliente) y cuidado con uvas, cerezas, aceitunas… siempre cortadas a lo largo.

¿Y le ponemos cubiertos?

Los cubiertos se pueden dejar a su alcance desde los 6 meses para que se familiarice con ellos. Será entre los 10-14 meses, algunos niños más tarde, otros antes, cuando les llamen la atención y empiecen con sus primeros intentos. Con el vaso igual. Os sorprendería ver cómo pueden beber solos si les dais la oportunidad, eso sí, os aconsejo que les pongáis poca agua al principio porque el baño está asegurado.

Y después de comer…

Si aún no habéis empezado (hay que hacerlo en realidad desde que sale el primer diente), es buen momento para hacer la primera visita al odontopediatra y que os aconseje cómo lavarle los dientes.

Y a seguir disfrutando del baby-led weaning 😀

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de darte una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>

¿Cuáles son los mejores alimentos para empezar con el baby-led weaning?

Leer más

Esta es una de las consultas más recurrentes que nos llega cada día a nuestro e-mail y a través de Facebook: ¿Cuáles son los mejores alimentos para iniciarse en el baby-led weaning?

Cuando me preguntáis por los alimentos óptimos para empezar siempre respondo lo mismo… empezad por el que os haga sentir seguros. Algunos alimentos que no fallan son la patata hervida, la zanahoria hervida, el calabacín a la plancha, la pera y el plátano maduros… Alimentos blandos cortados siempre en formato “barrita” para que puedan agarrarlos con toda la mano y chuparlos fácilmente. No olvidéis que los alimentos hay que introducirlos uno a uno siempre, si tienes dudas sobre esto pásate por nuestro post “la regla de los tres días”.

cuáles son los mejores alimentos para iniciarse en el baby-led weaning
Cómo presentar los alimentos cuando se empieza con BLW

Por otro lado, y sobre todo porque a muchas familias os preocupa que al principio comen muy poco (o nada), sería lógico pensar, que si estamos iniciando la transición “de la teta a la mesa”, y dado que durante los próximos 6 meses el alimento principal va a seguir siendo la leche, ya sea materna o artificial, los alimentos óptimos para empezar serán aquellos que puedan ofrecer algo que la teta no tenga. La teta, tiene casi de todo, menos hierro.

Los niveles de hierro de nuestro bebé durante su primer año de vida dependen directamente del momento del parto. Suena sorprendente, pero así es… La naturaleza es sabia, y las reservas de sangre que tiene el cordón umbilical contienen el hierro que el bebé necesita durante los primeros 12 meses, por eso es tan importante que toda la sangre haya pasado al bebé antes de cortar el cordón umbilical, que haya dejado de latir por completo. En España los métodos respetuosos hacia la madre y el recién nacido como el corte de cordón tardío se practican cada vez más en los hospitales, pero no en todos, así que puede que llegado este momento seas de esas mamás o de esos papás que están preocupados por el consumo de hierro de su hijo. Entonces ¿Por qué no empezar por ahí?

Como hemos comentado otras veces no hay razón alguna para retrasar la introducción de ningún alimento, salvo los que están prohibidos durante el primer año, así que también puede ser buena idea empezar por pollo en tiras hervido u otros alimentos ricos en hierro como la remolacha o la yema de huevo bien cocinada (el huevo tiene una introducción un poco larga de hacer pero luego da mucho juego).

Lo más importante es que en estos primeros pasos estéis tranquilos, sin miedos, y no os preocupéis lo más mínimo si no prueba bocado. ¡A por ello!

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de darte una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>

Incorporación al trabajo y baby-led weaning

Leer más

Por las fechas en las que estamos nos están llegando un montón de consultas sobre cómo compatibilizar la vuelta al trabajo con el método del baby-led weaning o incluso con la lactancia, así que vamos a intentar despejar algunas dudas con este post…

En un país como el nuestro, en el que la madre tiene derecho a 112 días de baja maternal (los famosos “casi” 4 meses) y el padre tiene derecho a los irrisorios 15 días de baja paternal (actualización: ¡Han subido la baja paternal a un mes a partir del 01 de enero de 2017), es habitual intentar planificar la concepción del bebé y hacer malabares de todo tipo para que al menos las bajas se puedan juntar con las vacaciones y alargar un poco la estancia en casa con nuestro hijo, así que septiembre-octubre es el momento en el que muchas familias tendrán que dejar al bebé en la guardería o con su nuevo cuidador.

Vamos a intentar dar respuesta en esta entrada a las dudas que nos están llegando a nuestro buzón en estos días para que os sirvan de ayuda a la hora de afrontar la vuelta al trabajo, si tienes alguna duda más, comenta el post y la añadiremos.

Me incorporo y mi bebé tiene solo cuatro meses
¿Le doy purés hasta que cumpla los 6 meses y empecemos con BLW?

NO. Esto es algo que genera mucha confusión y que es una duda recurrente de muchas familias, que han entendido que lo de no alimentar a los bebés con nada que no sea leche hasta que cumpla los 6 meses (y además se mantenga sentado sin ayuda, muestre interés por la comida y haya eliminado el reflejo de extrusión), es un requisito especial para iniciar la alimentación complementaria con baby-led weaning, pero no, es el requisito para iniciarse en cualquier tipo de alimentación. No pueden consumir nada (tampoco agua, no) hasta que hayan cumplido esas condiciones, y entonces, empezar poco a poco a introducirles alimentos en su dieta. (Aquí encontraréis más información sobre la introducción de alimentos).

Mi madre (tía, hermano… cuidador secundario) tiene mucho miedo a darle trozos de comida. Esto del BLW no le convence y no sé qué hacer

Este es un tema delicado… por un lado, es vuestro hijo, y solo vosotros decidís cómo queréis que sea la relación de vuestro bebé con la comida, pero por otro lado, casi siempre que dejamos a nuestros hijos con un familiar, este se está haciendo cargo de ellos de manera completamente altruista, y lo mínimo, es respetar sus sentimientos hacia una situación que bien por desconocimiento, bien por tradición, no les gusta. ¿Qué podéis hacer? Mi consejo es que en primer lugar, intentéis convencerles, claro… ¿Cómo? Ayudándoles a que se informen. Nuestro post ¿qué es el baby-led weaning? y las preguntas frecuentes sobre blw son dos buenos puntos de partida. También os suelo enlazar esta charla de Carlos González que es bastante entretenida para los más neófitos.

¿Y si aún así no quieren? Pues solo tenéis dos opciones: Respetar su decisión o buscar una guardería que sí esté por la labor (os adelanto que hay pocas) o a otro cuidador… Hay muchas familias que practican el llamado BLW mixto, que consiste en alimentar al bebé con trozos y también con purés. Como dice Carlos González en esta charla, “si has decidido darle purés, pues bueno, tampoco se acaba el mundo, pero ¡déjale que coja la cuchara!” 😀
Las precucharas os pueden ayudar mucho en la tarea de alimentar a vuestro bebé siguiendo los dos métodos.

Vuelvo al trabajo y no he conseguido que utilice el biberón para nada… solo quiere teta

Esta situación es muy frustrante, pero claro, llevamos varios meses dándole teta, que no solo es un líquido delicioso, a la temperatura perfecta sino que además viene en el mejor envase posible, y ahora, queremos que beban de un bote que huele y sabe a plástico, o peor aún, no solo que beba de ahí sino que además tome leche de fórmula que debe tener un sabor entre a nada y mal… Pues es normal, y no hay fórmulas mágicas.

Por un lado, si tienes pensado mantener tu lactancia cuando te incorpores al trabajo, prepara un banco de leche casi desde que nazca para tener suficiente leche y si ya sabes que tendrás que dejarle tomando biberón con 4 meses, intenta darle algunos biberones durante el tiempo que estéis juntos esos meses para intentar acostumbrarle (y aún así, prepárate para que no quiera…). Lo mismo si vas a hacer lactancia mixta cuando te incorpores, dale biberones de fórmula de vez en cuando para que vaya cogiendo el gusto.

Si cuando te incorpores ya tiene más de 6 meses, puedes intentar darle la leche en vasos y tazas de aprendizaje que tienen una succión muy diferente y no se sentirán como si les estuvieses tomando el pelo con una tetita de goma 😀

Una solución de emergencia que también funciona cuando todo falla es que su cuidador le de la leche con una cucharita (y mucha paciencia).

Apenas come, y ahora que ya no voy a poder darle leche a demanda, me preocupa mucho que baje de peso

No perdáis de vista que el alimento principal es la leche hasta el año de edad, así que, aunque tú no estés, el bebé tiene que seguir tomando leche a demanda. Es decir, que si aún no come mucho, no hay de qué preocuparse, porque tiene que seguir tomando muuuucha leche para recibir los nutrientes que necesita.

Y lo más importante…

Ánimo… separarte de tu bebé después de estos meses en los que ha sido tu noche y tu día es muy difícil, duele, genera mucha culpa… es normal que sientas todas estas cosas y muchas más, permite que esos sentimientos entren, pero permite también que salgan. Y nunca lo olvides…
¡Lo estás haciendo genial!

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de darte una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>

Voy a cumplir un año como mamá

Leer más

El próximo viernes hará un año que soy mamá. Hoy me he despertado pensando en las otras mamás que conocí en el curso de preparto ¿Cómo sería su parto? ¿Lo pasarían mal? ¿Cómo habrá sido su primer año como madres?

El mío ha sido completamente increíble… Es cierto. Ser madre te cambia. Pero no en plan “dejé de ser mujer para convertirme en madre” (me siento más mujer que nunca) te convierte directamente en otra persona.

Leo muchas experiencias de madres y padres que hablan de la maternidad y la paternidad desde un tono un poco de sacrificio… ¡Así me lo habían vendido a mí! Recuerdo por ejemplo que tenía más miedo al “primer mes” que al parto… me preocupaba horrores no poder dormir nunca, vivía con ansiedad esa frase de “aprovecha y duerme ahora”. Es como si cuando nace tu primer hijo nunca más fueses a dormir, y bueno…duermes diferente, desde luego, pero dormir con mi hija y mi marido a mi lado es algo que no cambiaría nunca por dormir más profundamente como antes.

Igual tengo un aguante sobrenatural (no lo creo), pero lo cierto es que a mí este primer año como madre me ha resultado fácil y muy satisfactorio. A veces me he sentido estresada, he pasado miedo, me he encontrado cansada o he echado de menos tener algo más de tiempo para depilarme tranquilamente como hacía antes, pero ninguna de esas cosas me ha hecho querer huir. Lo más difícil para mí ha sido compatibilizar la maternidad y el trabajo. Trabajar en casa, y hacerlo cuando tu bebé te reclama llorando tras la puerta es realmente difícil (de hecho no lo consigo…). Tiene muchas cosas buenas, disfruto de ella un montón, pero me toca trasnochar demasiadas veces para poder sacar adelante todo lo que el día no me dio de sí, y es cansado… mucho.. pero no puedo imaginar tener que irme de casa 8-10 horas, estar todo el día pensando en mi hija, pendiente del móvil, pensando en qué aprenderá hoy mientras yo no estoy. A todas las mamás y papás que tienen que vivir esta situación quiero deciros que os admiro mucho, y que ojalá algún día podáis conciliar como deseéis.

En este año también me he dado cuenta de qué diferente se ve todo “desde dentro”… Antes oía experiencias sobre la crianza y todo me sonaba raro y ajeno… ¿por qué dormirán con su hijo? ¿por qué le dará teta todavía? ¿por qué le deja llorando en la cuna? ¿por qué no le coge si se lo está pidiendo? Había mucha contrariedad en mi cabeza… Lo que tuve claro durante todo el embarazo es que no me iba a abonar a ninguno de esos sistemas antes de que naciese mi hija. Sabía que ella me iría enseñando qué era lo que nuestra familia necesitaba en cada momento ¡Y vaya si lo hizo!

Llegamos a la alimentación libre de papillas como llegamos al colecho, al porteo o a llevar un año de lactancia sin fecha de caducidad… Confiando en los tiempos y sentimientos de nuestra hija. Y leyendo. Aprendiendo cada día, cuestionando opiniones y a opinólogos (por mucha bata blanca que lleven).

Así que si estás leyendo esto y estás embarazada me voy a permitir darte un consejo, perdona el atrevimiento. Olvídate de dormir… el sueño no es una bolsa sin fondo que puedas acumular para ir gastando a tu antojo… dedícate a leer, aprende… porque lo que viene va a requerir de la mejor versión de ti, la más segura, la más fuerte, la más convencida. Y si tu bebé ya nació y aún no lo has hecho, hazlo igualmente, nunca es tarde. Yo no leí ni un libro durante el embarazo, pero cuanto más leo, más me reafirmo en que estoy haciendo lo mejor para mi bebé y mi familia.

En este año me he transformado. He descubierto como puedes volver a enamorarte cada día del hombre con el que llevas más de una década y pensar una y otra vez en que nadie podría hacernos más felices. He aprendido que querer como quiere una madre es el sentimiento más intenso que se puede experimentar y he sufrido por ello como hija también. He disfrutado viendo como el amor de los abuelos es tan innato como el de los padres y he asistido feliz al desarrollo de una relación única y especial. He dejado ir algunas relaciones y he creado otras nuevas, también digitales. He tenido que aguantarme las lágrimas mientras mi hija lloraba al ser vacunada. Me he desvelado. He reído un montón. He jugado. He crecido.

Vas a cumplir un año, y aún no sé cómo ha pasado… pero vamos a celebrarlo juntos… 🙂

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de darte una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>

FAQ baby-led weaning

Leer más

Preguntas frecuentes sobre blw

¿Cuándo empezar con el método de alimentación baby led weaning?

1 – A partir de los 6 meses de edad aproximadamente.
2 – Cuando se mantiene sentado y erguido sin ayuda (cojines, papá o mamá). Cuando un bebé se mantiene solo, significa que su sistema digestivo está listo para empezar la alimentación complementaria.
3 – En el momento que muestra interés por la comida. Si muestra desinterés hay muchos motivos por los que puede ser que tu bebé no quiera comer.
4 – Si el reflejo de extrusión (si saca la lengua cuando la comida entra en su boca) ha desaparecido. Si no, ¡debes esperar un poco más!

La crianza de un bebé es un camino en el que se aprende caminando y es normal que estés lleno de dudas. Recuerda que siempre existen talleres sobre baby led weaning y consultas virtuales ¡en las que resolver todas tus preguntas!

¿Puedo iniciar la alimentación complementaria si no tiene dientes?

Sí, no tener dientes no es ningún inconveniente para ellos ya que los bebés mastican con las encías.

¿Puede practicar este método si le doy biberón?

Sí, el baby-led weaning es un método para bebés que se alimentan tanto de lactancia materna como de biberón. Recuerda que, hasta el año, el alimento principal del bebé es la leche, ya sea materna o artificial, así que tendrá que seguir haciendo todas las tomas de biberón que necesite (el biberón también es a demanda).

Si mi bebé NO está preparado, ¿puedo ir empezando con los purés?

No. Los requisitos para iniciarse en la alimentación complementaria son los mismos tanto para comer trozos como para tomar purés.

¿Cuántas veces al día debo ofrecerle alimentos sólidos a mi bebé?

¡Las que quieras! En realidad, no hay ninguna regla salvo intentar que las comidas sean en familia.

¿Qué tamaño deben tener los alimentos?

Es recomendable empezar por alimentos un poco más grandes que el tamaño de su puño cerrado y en forma de barrita, para que puedan tomarlos con la mano y chupar y morder con sus encías. Poco a poco irán desarrollando la técnica de “la pinza” con sus dedos y podrán coger trozos más pequeños e incluso beber con vasos de aprendizaje. En este video se explica muy bien.

¿Qué alimentos se recomiendan los primeros días?

Lo mejor es que sean alimentos blandos y fáciles de gestionar: patata hervida, calabacín a la plancha, zanahoria hervida, … ¡no olvides las reglas básicas para introducir alimentos a tu bebé!

Si llevo un tiempo dándole purés y papillas ¿puedo empezar con baby-led weaning?

Sí, pero es necesario hacer una transición. Poco a poco ir triturando menos la comida, dejando algún trozo o aplastándola con el tenedor. Los bebés que han tomado alimentos triturados han aprendido a tragar sin pensar y son más propensos al atragantamiento. Asegúrate de hacer una buena transición con estos consejos para que el baby led weaning sea un éxito.

¿Qué hacer si mi bebé se atraganta?

Cuando un bebé se atragante empezará a toser y casi siempre lo solucionará por sí mismo. Es conveniente darle unos segundos para ver si se le pasa pero, en caso de que necesite ayuda, habrá que realizar las maniobras necesarias para que logre expulsar el trozo de alimento. En este video se explica en detalle.

¿Cuáles son los alimentos no recomendados antes del año (o más)?

Alimentos que no son sanos para ellos: Azúcar, sal, alimentos industriales, miel, leche de soja, bebidas de arroz, leche de vaca u otro mamífero (salvo que sean fórmulas para bebés), verduras de hoja verde (acelgas, espinacas), algas, pescados grandes y mariscos, carnes, pescados o huevos poco cocinados.

Alimentos que producen atragantamiento: Frutos secos enteros (triturados no hay problema), salchichas tipo frankfurt cortadas en rodajas (ofrecer en tiras), manzana o zanahoria crudas (ofrecer cocinada o rallada), cualquier alimento redondo y pequeño como cerezas, uvas, … (ofrecer cortado a la mitad o en cuartos dependiendo del tamaño).

¿Por qué le dan arcadas?

Es la manera que tienen para gestionar los trozos de comida que son demasiado grandes. Lo hacen para evitar atragantarse, es un mecanismo de defensa del cuerpo para evitar problemas. En este vídeo puedes ver su funcionamiento y como lo mejor es esperar y confiar.

¿Cómo se introduce el gluten en el baby-led weaning?

A partir de los 6 meses, como el resto de la alimentación. Hay pediatras que sugieren que si el bebé se ha alimentado hasta ese momento con biberones es mejor hacer una transición: primero cereales sin gluten y después con gluten.

Cómo: igual que el resto de alimentos, de uno en uno. No es necesario que tomen ningún tipo de papillas procesadas (son puro azúcar). Los cereales pueden consumirlos tal y como lo hacen los adultos: macarrones, arroz, fideos, pan, …

¿Cuándo introducir el huevo?

A partir de los 6 meses, salvo que haya familiares que sean alérgicos. En ese caso, se recomienda esperar al año por si el niño fuese alérgico y sea necesaria una intervención médica. Puedes encontrar más información sobre la pauta de introducción al huevo aquí.

¿Qué hacer si mi bebé come mucho?

Nada, sólo déjale disfrutar, ¡no hay límites! Tu bebé sabe cuánto necesita comer.

¿Qué hacer si mi bebé no quiere comer o tira la comida al suelo?

Es normal que un bebé pase por una crisis de alimentación en la que quiere comer menos o solo algunos alimentos en particular. Esto puede deberse a una molestia o que, simplemente, a partir del año no tienen tantas ganas de experimentar con nuevos sabores. No te preocupes, sigue los 5 consejos para cuando tu bebé no quiere comer y asegúrate de tener un buen recogedor de alimentos pegado a la trona ¡que al menos te haga ahorrar tiempo cuando le de por hacer volar la comida!

Qué es el baby-led weaning mixto

Se conoce como baby-led weaning mixto al tipo de alimentación complementaria que mezcla purés y papillas con alimentos en trozos. Si es tu caso, puedes leer más sobre qué es el baby led weaning mixto aquí.

¿Mi bebé puede confundirse si practico baby-led weaning mixto?

Los bebés que se alimentan de purés y trozos aprenden más despacio, ¡y sí!, pueden confundirse un poco ya que deben aprender que a veces comen solos y otras les alimentan.

Es mejor que, cuando tomen purés, le permitas utilizar una cuchara especial de aprendizaje y que sea tu bebé quien se lleve la comida a la boca.

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de darte una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>

Consejos para que el baby-led weaning sea un éxito

Leer más

Hace unos días resumíamos en otro post los principios básicos del baby-led weaning y contábamos cómo iniciarse en la alimentación complementaria a demanda, podéis leer la anterior entrada haciendo clic aquí.

Hoy quiero contaros, según nuestra experiencia, algunos consejos importantes que hemos descubierto por ensayo-error y que me hubiera gustado leer cuando empecé a estudiarme el método del baby-led weaning para aplicarlo con nuestro bebé.

Algunos consejos sobre el baby-led weaning

Empieza por alimentos que os hagan sentir muy seguros. Los primeros días son difíciles, puede que muy difíciles… Quizá pases tanto miedo que pienses que esto no es para ti. Arcadas, vómitos, amagos de atragantamiento… Es VITAL que estéis tranquilos a su lado, inspirando confianza. Así que para empezar, mejor cosas con las que vuestros miedos desaparezcan. Algunas ideas: Patata hervida, zanahoria hervida, calabacín a la plancha, manzana asada. (Siempre respetando la regla de los tres días).

Olvidaos de cuánto come. Esto es muy importante… son recurrentes las cuestiones sobre este tema: “Mi hijo lo tira todo al suelo, chupa y escupe, parece que nada le gusta”. He oído historias idílicas de bebés que el primer día comieron de maravilla, y han probado todo siempre con gusto, y todo bien… como os digo cuando me escribís vuestras consultas en privado. Yo no conozco en persona a nadie que tenga un bebé así 😀 Así que tranquilos… es NORMAL.

Haced a vuestro bebé partícipe del momento de la comida. El baby-led weaning no es solo “comer en trozos”. Es hacer partícipe de una forma respetuosa a tu bebé de su propia alimentación, e incluirle en la experiencia social que supone para nosotros el momento de comer. Es importante que, en la medida que sea posible, comáis juntos y la misma comida. Eso favorece la imitación y mejora sus sensaciones respecto a la comida. Es un momento en familia que el disfrutará mucho y esperará con ganas.

No sentéis a vuestro a bebé a comer si tiene sueño. Nosotros podemos comer si tenemos sueño, y después echarnos una plácida siesta si tenemos la posibilidad, pero los bebés no. A ellos la sensación de sueño les supera, les pone de muy mal humor, no están receptivos y no es el mejor momento de enfrentarse a algo, que sobre todo al principio, es un gran reto para ellos. Si tiene sueño lo mejor es que duerma aunque se salte la comida, no pasa nada, recordad que hasta el año, su alimento principal es la leche, así que no pasa nada porque no realice todas las comidas.

Antes de comer, siempre leche. Tampoco pueden sentarse a la mesa con hambre, por un lado, porque cuando tienen hambre y no obtienen el alimento con la facilidad que quieren, se frustran mucho. Por otro, porque después no realizará su toma de leche bien si ya se ha llenado antes. Conozco varios casos de bebés que bajaron de percentil al empezar con el baby-led weaning y culparon al método. Cuando indagas un poco ves que realmente, el bebé no estaba recibiendo la leche que necesitaba porque le estaban dando más importancia a la alimentación complementaria que a la principal, la leche.

Tened mucha paciencia. Por muchas razones… porque van a manchar, porque habrá días que coman “un montón”, y de repente vuelvan a las andadas y tiren todo al suelo, porque a veces os harán dudar de si estáis en lo correcto, porque os van a juzgar por no seguir el camino que siguen todos…

Y el más importante… Disfrutad. Acompañar a nuestros hijos en esta experiencia es una maravilla, ver cómo se superan y cómo juntos vamos consiguiendo logros es muy reconfortante, así que disfrutadlo al máximo juntos.

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de darte una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>