alimentación

Cómo conseguir que tu bebé coma sólidos

Leer más

Cada vez me llegan más consultas sobre familias que no han realizado baby-led weaning y se encuentran con que pasan los meses y su bebé sigue tomando triturados ¿es tu caso? ¡Sigue leyendo!

trucos para que los bebés coman sólidos

¿Hasta qué momento pueden tomar triturados?

Hay familias que se enteran de que existe el baby-led weaning cuando su bebé apenas tiene 7 u 8 meses y deciden que prefieren probar con sólidos, otras que esperan a los 12 meses, y otras en las que su bebé tiene más de 18 meses y siguen sin encontrar el momento. En todas ellas encontramos dos motivos principales: miedo y falta de aceptación por parte del bebé. ¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, si aún estás a tiempo, mi consejo es que no se retrase la introducción de sólidos más allá de los 10 meses. Si crees que tu bebé es demasiado pequeño para empezar a darle trozos y te da miedo, si por tradición en tu familia siempre se ha hecho así y así os sentís más seguros, o sea por la razón que sea, poneos como límite ese momento. Con 10 meses tu bebé ya es capaz de hacer muchas cosas, podrá también practicar para hacer la pinza con la comida y podrás ofrecerle trozos más pequeños y lo más importante, estarás ayudándole a que pruebe texturas nuevas, a que reconozca los alimentos, con margen suficiente antes de llegar a los 12 meses que es cuando todas las reglas cambian. Así que infórmate, lee y convéncete de que es la mejor manera de que la alimentación siga siendo un momento agradable. En el índice del blog podrás encontrar mucha información sobre la introducción temprana de los sólidos y sus beneficios.

¿Cómo debe ser la transición?

Una vez más, si estáis a tiempo, y habéis optado o vais a optar por la alimentación complementaria con triturados, dejad a un lado la batidora. Desde el principio. Es mejor que el bebé pruebe las texturas de la comida lo más reales posible, con chafar la comida con un tenedor es suficiente.

Si ya estáis ofreciéndole triturados con batidora y queréis empezar a ofrecerle sólidos, es necesario pasar primero por esta etapa. Empezad a triturarle cada vez menos la comida con la batidora, dejar grumos, algún que otro trozo, que el bebé vaya viendo que tiene que hacer más esfuerzo que antes para comer, y cuando veáis que gestiona bien la comida en este formato, empezad a ofrecerle alimentos sólidos poco a poco.

¿Y si no acepta los sólidos?

Puede ocurrir, que cuando retrasamos en exceso el momento de ofrecer sólidos el bebé no tenga interés llegado el momento. ¿Cómo podemos convencerle?

Ofrécele siempre alimentos que se parezcan a lo que estás tú comiendo. Si a tu bebé le pones unos alimentos diferentes, normalmente con coccciones demasiado sencillas, seguirá teniendo más interés por lo que estás comiendo tú.

Comed juntos. Cuando le ofrecemos los triturados solemos hacerlo a otra hora, primero come el bebé, luego come el resto de la familia. Una vez más, si aún estás a tiempo, aunque le ofrezcas triturados, hazlo siempre comiendo en familia, y si no, ha llegado la hora de que comáis todos juntos, así es como realmente se despertará su interés.

Deja a su alcance los cubiertos. Cuando empecéis con la transición a los sólidos, puedes ofrecerle la misma comida triturada, y entera. Permitirle, que además de utilizar sus manos, si lo desea, utilice los cubiertos, hará que también sienta que come como los adultos, y tenga más ganas de probar.

No tengas prisa. Puede que sea un proceso lento, sigue a tu bebé, el será quien mejor te irá marcando el ritmo.

La alimentación complementaria es un proceso de aprendizaje

Escojas el método de alimentación que escojas, ten en cuenta que los tiempos los marcará tu bebé. Si ha pasado mucho tiempo tomando triturados puede que tarde un tiempo en aceptar las nuevas texturas, pero con paciencia y poco a poco irá ganando interés hasta aceptar los alimentos con normalidad.

tienda online alimentación complementaria baby-led weaning

La ventana de oportunidad en la alimentación

Leer más

¡Hola! Soy Iria Quintans, dietista-nutricionista especializada en alimentación infantil. A partir de ahora podréis leerme por aquí, y contratar, muy pronto, servicios de acompañamiento nutricional y talleres para que toda la familia se alimente mejor.

Quiero empezar mi colaboración hablándote sobre la ventana de oportunidad. Quizás te suene, pues es un tema que en los últimos años ha cobrado mayor relevancia. Se trata de un importante periodo en nuestras vidas.

ventana de oportunidad en la alimentación

¿En qué consiste la ventana de oportunidad en la alimentación?

Para garantizar la supervivencia, se producen una serie de cambios en nuestro organismo que van a dejar huella, y que van a influir de forma permanente en los órganos que se van desarrollando. ¡Incluso estos cambios pueden transmitirse de una generación a otra!

¿Cuánto dura esta ventana de oportunidad?

Aproximadamente unos 1000 días. Es decir, desde el embarazo hasta casi los 3 años de edad. ¿Y qué oportunidades ofrece?

El estilo de vida durante el embarazo, el tipo de parto, la lactancia y la alimentación durante estos primeros años son fantásticas oportunidades para tomar decisiones que beneficiarán su salud en la vida adulta.

¿Cómo afecta la introducción de la alimentación complementaria en este proceso?

Las bacterias del intestino (microbiota intestinal) de nuestro bebé, se parecerán cada vez más a las que tendrá durante la mayor parte de su vida. Y una introducción temprana de alimentos (es decir, antes de los 6 meses) podría modificar su microbiota intestinal, disminuyendo aquellas bacterias que resultan más beneficiosas para su salud.

De la misma forma ciertos alimentos insanos pueden favorecer esto mismo, aumentando el riesgo de sufrir ciertas complicaciones, no solo en la edad adulta, sino también a corto plazo.

Informarse adecuadamente sobre la introducción de alimentos (qué, cuándo y cómo) y personalizar el asesoramiento es sumamente importante.

Recordad, tenéis nada más y nada menos que 1000 oportunidades para cuidaros. Yo estaré por aquí para acompañaros y asesoraros en este proceso.


Sobre el autor:
Iria Quintans, dietista – nutricionista
Nutrición preconceptiva, en el embarazo, lactancia e infancia.