Lo sabemos. Esta Navidad con sus luces (y sus sombras), sus regalos, sus reencuentros y esas comidas familiares que no faltan, habéis tenido que dar muchas explicaciones… Con cada comida nos enfrentamos al GRAN reto: TODA la familia verá a nuestro pequeño comer y no van a faltar los comentarios: “¿pero se lo das así entero?”, “ay que se ahoga, mira mira como tose”, “a este niño le hacía falta un buen puré para quedarse lleno”, “¿y le dejas ponerse así todo perdido?”, “ah ¿pero que además también le das teta?”, “¿que haces el beibele qué?” y así hasta el infinito. Porque claro, a la gente le sorprende ver a un niño comer “sólo” y que pueda decidir. Y como todo en la crianza nunca faltan opinólogos. Y¿qué hacemos para mantener la paz y disfrutar en familia?
Pues primero que nada PACIENCIA. RESPIRA.

consejos para sobrevivir a las opiniones

Te doy 5 consejos para que puedas afrontarlo mejor:

1. No dejes que los comentarios desafortunados te hagan dudar sobre cómo has decidido alimentar a tu hijo.

2. Si algún familiar se muestra francamente interesado en el método y en qué consiste, puedes darle toda la información que desee, pero si ves que sólo pretende oir tus argumentos para rebatirlos  y querer tener razón, simplemente sonríe y déjalo estar. Muchas veces perdemos gran cantidad de nuestra energía en enseñarle a los demás cosas que nos parecen muy importantes e interesantes, pero que ellos no están dispuestos a aprender, y también hay que saber aceptarlo. No pretendemos convencer a nadie, sólo hacer lo que nosotros consideramos mejor para nuestros hijos.

3. Aprovecha la oportunidad para introducir alguna receta nueva, apta para toda la familia y que podréis compartir.

4. No te tomes nada que te digan de forma personal. A veces nos sentimos juzgados por hacer algo diferente y se nos olvida, que de la misma manera, nosotros nos ponemos a la defensiva y cuestionamos cuando nos preguntan. Es mejor sentirse tranquilo.

5. Como último consejo me queda decirte: DISFRUTA de la familia y del tiempo juntos. Hacer una batalla por defender el baby-led weaning tampoco es un ejemplo de cordialidad y disfrute familiar para nuestros hijos.

Estoy segura que también habrá familias (como la mía) maravilladas de ver al peque “robando” comida del plato de los familiares, disfrutando con sus manitas y haciendo sus primeras intentonas con el tenedor. Sin duda verles crecer experimentando es el mejor de los regalos de Navidad y de la vida misma, así que creo que son unas fechas estupendas para la observación, la compañía, y el compartir experiencias únicas, que pasan muy rápido y no se repiten.

¡Felices fiestas! ¡Y que comáis muy rico!

Noelia Rodriguez Izquierdo
http://www.espiralcriame.es

¿Te ha gustado nuestro post? Compártenos en tus redes sociales y no te olvides de dar una vuelta por nuestra tienda de productos para baby-led weaning >>